Compartir

En esta ocasión se realizo una entrevista a Aita Hernandez, que por largos años realizo voluntariado como misionera, ella a ayudo a varias comunidades por todo Puebla. Del mismo modo, fortaleció su espirito apoyando a los demás sin querer recibir nada cambio juntos sus amigas.

  • ¿Que tipo de voluntariado hiciste?

Asistí con un grupo de niñas a distintas comunidades durante semana santa para compartir un poco sobre la palabra de Dios. Durante la semana de misiones, me acerqué a todas las personas que me permitieron, para platicar sobre el amor de Dios y sobre que trata semana santa. Además tuve la oportunidad de convivir con ellos todos los días durante una semana y aprendí sobre su estilo de vida y el gran amor que tienen por el prójimo.

Mis compañeras y yo organizamos distintas actividades para niños, adolescentes y adultos con el fin de enseñarles sobre Dios de maneras divertidas y que ellos disfrutaran. En ocasiones, apoyamos a la gente repartiendo despensa en agradecimiento a recibirnos en sus casas y habernos demostrado tanto amor y a amabilidad.

  • ¿Como fue tu experiencia?

En lo personal, ir de misiones ha sido una de las mejores experiencias de mi vida. Recibes por parte de la gente mucho más de lo que tú podrías dar. Es impresionante ser testigo de lo mucho que ellos tienen para dar, a pesar de lo poco que tienen. Siempre están buscando la manera de agradecer el que vayas a convivir con ellos y dan ejemplos de vida que no encuentras en ningún otro lugar. Además, tuve la oportunidad de conocer gente increíble y crear amistades con personas que han llenado mi lado humano y me han enseñado mucho.

  • ¿Recomendarías hacer voluntariado y por que?

Definitivamente lo recomiendo! Aún si no te consideras una persona religiosa, es una experiencia que te hace crecer mucho como persona y te ayuda a valorar muchísimo lo que tienes. Al igual que crea en ti un sentido de empatía, solidaridad y de amor al prójimo.

  • ¿Por qué decidiste hacer voluntariado?

Fue una decisión difícil para mi, ya que cuando asistí por primera vez, me encontraba en un conflicto personal con Dios y tenía la necesidad de acercarme más a él, pues me sentía sola.

Sin duda agradezco haber decidido ir, pues no solo me acerqué a Dios sino que me llené de paz, alegría y nuevas amistades.

  • Ya que observaste la página, ¿qué opinas acerca de ella?

Me parece una idea muy padre crear páginas así, no solo para invitar a nuevas personas a asistir a este tipo de voluntariados, sino para poder aprender de la experiencia de otros y compartir la tuya.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here